Hotel Okura Amsterdam

Sofisticados acentos japoneses añaden un brillo cosmopolita al Hotel Okura Amsterdam, de 23 pisos, que preside sobre un rincón bohemio de la capital holandesa
ENCUENTRO DE ORIENTE Y OCCIDENTE

Estética japonesa, hospitalidad llevada a su punto máximo y comodidades contemporáneas: una triple jugada impecable que la prolífica cartera de Okura ejecuta desde hace casi medio siglo. Cuando el floreciente grupo hotelero decidió aventurarse más allá de las fronteras de Japón a principios de la década de 1970, miró hacia los Países Bajos, inspirado por las relaciones comerciales de larga data entre Japón y Holanda, como la sede de su primer puesto de avanzada europeo. Hoy en día, esa alianza cultural profundamente arraigada emerge en innumerables formas en el Hotel Okura Amsterdam. En primavera, la terraza de la brasserie de la casa, Serre, que suele ofrecer una sabrosa comida de bar holandesa, se transforma en el telón de fondo de una tradicional fiesta para contemplar el florecimiento de los cerezos japoneses, realzada por las vistas del vecino Canal de Amstel. En el Nagomi Spa del hotel, donde cinco salas de tratamiento envuelven un jardín interior de rocas Zen, los clientes pueden elegir de un extenso menú de sanaciones, donde se destacan los tratamientos de exfoliación con aroma de loto y los masajes Shiatsu. Aunque el techo del hotel, un ejemplo inconfundible de un diseño holandés alocado pero muy funcional, confirma que usted está definitivamente en Ámsterdam, es también el barómetro más grande del país, gracias a una pantalla de luz LED que cambia de color de acuerdo con el pronóstico del día siguiente.

El chef Masanori Tomikawa, que dirige con maestría los dos restaurantes japoneses ganadores de la estrella Michelin en la propiedad, se inició en el buque insignia de la cadena Okura en Tokio antes de llegar a Ámsterdam hace más de treinta años.
Elementos del menú tradicional de kaiseki del chef Tomikawa.
El Hotel Okura Amsterdam infunde influencias del diseño japonés en cada rincón, con comedores cubiertos de tatami y espacios públicos ventilados inundados de luz natural y madera de hinoki.
En primavera, la terraza de la brasserie de la casa, Serre, que suele ofrecer una sabrosa comida de bar holandesa, se transforma en el telón de fondo de una tradicional fiesta para contemplar el florecimiento de los cerezos japoneses.
TOKIO, CON UN GIRO PECULIAR

Nadie encarna mejor la mezcla cultural única del Hotel Okura Amsterdam que el chef Masanori Tomikawa, que dirige los dos restaurantes japoneses de la propiedad, galardonados por Michelin. En Yamazato, el personal ataviado con kimonos sirve creaciones impecablemente presentadas que rotan estacionalmente, en un guiño a las delicadas comidas asociadas con las antiguas clases nobles del Japón; el vecino Sazanka le ofrece una experiencia de parrillada más casual y animada.

Para Tomikawa, que se inició como portero en el buque insignia de Okura en Tokio antes de aterrizar en Ámsterdam en 1984 para perseguir sus ambiciones culinarias (atribuye a sus padres, que tenían una librería en Tokio, el haber alimentado su obsesión por la comida: la familia comía fuera a menudo, despertando así su interés por la escena de los restaurantes), la adaptabilidad contribuye a su éxito continuado. En Sazanka, ha reclutado a sommeliers, que suelen ser poco comunes en los bares de teppanyaki, para que recorran el animado comedor.

Y en lugar de adherirse a las rígidas reglas que guían los menús kaiseki japoneses tradicionales, en Yamazato, Tomikawa ofrece a los comensales un giro amable respecto de las prácticas establecidas. El resultado es una extravagancia impresionante de varios platos, igualmente auténtica y vanguardista, como el elegante edificio metropolitano que es su hogar.

Para más información sobre el Hotel Okura Amsterdam, o para reservar una mesa en uno de los cinco restaurantes del hotel, póngase en contacto con el conserje al hacer la reserva.

close
¿A dónde desea ir?

Seleccione su fecha de llegada

Seleccione su fecha de salida

Buscar
  • Habitación:

Cerrar