Sudáfrica

Diez días en Sudáfrica

Con su espectacular costa y sus exuberantes interiores, Sudáfrica ofrece uno de los paisajes más diversos del mundo. Entre la vibrante Ciudad del Cabo y sus viñedos, la panorámica ruta de jardines por la costa y los campamentos de safari en la naturaleza, también es un lugar muy extenso para explorar, lo que dificulta la planificación de itinerarios. En estos diez días comenzará a descubrir la esencia del lugar, pero debe saber que la mayoría de quienes la visitan por primera vez quieren regresar.

Reserve o personalice este viaje magnifico. Para reservar, llame al (+1-800) 745 8883 en los EE.UU. | O hacer clic aquí para el centro de reservas más cercano.

Días 1 a 4: Ciudad del Cabo

Ciudad del Cabo, ubicada en un valle circular enmarcado por montañas que parecen surgir del mar, se conoce como la Ciudad Madre. Admire la ciudad desde el aire tomando el teleférico hasta la Montaña de la Mesa. Vuelva para disfrutar del almuerzo y un paseo en la animada zona de V&A Waterfront, que cuenta con numerosas tiendas, restaurantes y hoteles como el Cape Grace y el 12 Apostles Hotel & Spa.

Desde aquí, tome el ferri a Robben Island para ver la antigua prisión donde fueron encarceladas muchas figuras políticas, entre ellas, Nelson Mandela (cuya autobiografía, ""El largo camino hacia la libertad"", es una lectura imprescindible). La historia del apartheid en Ciudad del Cabo también se puede apreciar en el Museo del Distrito Seis. Alrededor de 60.000 personas fueron trasladadas a la fuerza desde el Distrito Seis en la década de 1970, y las muchas tragedias personales que se exhiben en el museo son un poderoso reflejo de la época más oscura de la ciudad.

En Ciudad del Cabo es difícil dedicarse únicamente a los museos, por el gran atractivo del esplendor natural. Disfrute de un refrigerio por la tarde en el Tea Room, en el magnífico Jardín Botánico Nacional Kirstenbosch, fundado en 1913. Otra fabulosa excursión es la Costa de False Bay, que bordea el Océano Índico, con paradas en Kalk Bay (cada vez más moderna, con restaurantes y galerías de arte) y una visita a la colonia de pingüinos de Boulder's Beach, una encantadora parada para las familias que viajan con niños. En el camino de vuelta al centro de Ciudad del Cabo, reserve una mesa en el elegante y minimalista Harbour House, en Kalk Bay.

En los últimos años, Ciudad del Cabo se ha perfilado como un destino ideal para los aficionados a la gastronomía. Si busca un excelente restaurante, elija cualquier proyecto encabezado por Luke Dale Roberts, uno de los chefs más célebres de Sudáfrica. Su Test Kitchen, ubicado en el área recuperada de la fábrica Old Biscuit Mill, y su Pot Luck Club & Gallery son excelentes.

Los gourmets también deben dedicar al menos un día a explorar la zona de viñedos del Cabo, a aproximadamente una hora en automóvil de Ciudad del Cabo. Las pintorescas poblaciones de Stellenbosch, Franschhoek, Paarl y Constantia ofrecen una región dinámica que parece haber reinventado el concepto de la gastronomía ""de la granja a la mesa"". No deje de visitar Reubens, un clásico de Franschhoek; Le Quartier Français, dirigido por la innovadora chef Margot Janse; Overture, un elegante restaurante con vista a Stellenbosch, y Pierneef à la Motte, una nueva opción en el área de viñedos, perteneciente a la cantante de ópera Hanneli Rupert.

Días 5 y 6: Ruta Jardín

La duración del viaje en automóvil desde Ciudad del Cabo hasta George es de alrededor de cinco horas, pero como se recorre el camino llamado Ruta Jardín, el viaje resulta muy panorámico. Entre una cordillera y el Océano Índico, la ruta atraviesa el Puente Bloukrans, desde donde se practica el góming de mayor altura del mundo. Continúe hasta llegar a George, un popular pueblo costero con un estilo que recuerda a destinos estadounidenses como Cabo Cod y Nantucket. Relájese por unos días en Fancourt, aclamado como uno de los mejores resorts de golf de África.

Días 7 a 10: Reserva Privada de Fauna Silvestre Shambala

Ningún viaje a Sudáfrica estaría completo sin pasar tiempo en el monte en un safari. Los grandes parques nacionales como Kruger son muy famosos, pero las reservas de fauna silvestre más pequeñas también son excelentes, ya que los huéspedes tienen a los animales prácticamente para ellos solos. La Reserva Privada de Fauna Silvestre Shambala está ubicada en la meseta de Waterberg, al norte de Johannesburgo. Se han combinado más de 150.000 hectáreas en una Reserva de Biosfera protegida por la UNESCO, con una increíble diversidad de animales. Los huéspedes del Shambala podrán ver a los Cinco Grandes (león, elefante, búfalo, leopardo y rinoceronte), además de chitas e impalas negros. La Reserva Privada de Fauna Silvestre Thanda está ubicada en KwaZulu-Natal, la histórica provincia sudafricana que tiene un tamaño comparable al de Portugal. Una de las principales atracciones de una estadía en Thanda es una visita a la aldea Vula Zulu, un museo viviente de la cultura zulú. Se logró reintroducir elefantes a la reserva de Thanda, de 14.000 hectáreas, de modo que los huéspedes pueden ver a estas magníficas criaturas en su hábitat natural, junto con rinocerontes blancos, chitas, leones y rinocerontes, durante sus recorridos diarios de avistamiento de fauna.

Traslado a Johannesburgo (3 horas en automóvil) para su vuelo internacional a casa.

close
¿A dónde desea ir?

Seleccione su fecha de llegada

Seleccione su fecha de salida

Buscar
  • Habitación:

Cerrar